Llimpiacristales


Nun soporto a la vecina d’enfrente. La que ta de continuo asomada a la ventana del edificiu blancu. Parez que ta sollerte pa ver cuando voi asómame yo a cotillear. Xusto un segundu enantes, ya ta ella asomada, disimulando, faciendo que llimpia los cristales, el cristal, esi cristal de la ventana que ya tien de estar estrozau de tanto pasa-y el trapu.

Dalguna vez atopela na cola del supermercau. Enxamas vi que llevara llimpiacristales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente