Pequeñes deceiciones 02 Tren



Na más cerrase les puertes caí na cuenta de qu’ esi tren yera direutu, nun facia parades.

A un minutu de pasar pol apeaderu, quise pensar que’l conductor diba apiadase de mí.

Al minutu pensaba en cuál sería el prósimu tren de vuelta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente