Quini, dame una entrada pal nietín

Tolos domingos que me ve dir al campu cola camiseta y la bufanda, cuentame lo mesmo, el día que algamó una entrada pal homenaxe a Quini.

Na Feria Muestres de Xixón, la filera xente nun tenia fin. Ente emburriones, la xente esperaba baxo’l sol, impacientes, nerviosos, muertos de sede.
La ocasión merecíalo. El propiu Quini taba a lo caberu, yera la meta. Repartía entrades pa un partidu únicu, el so partidu.

La xente cada vuelta más desasosegada, los emburriones cada vez mayores, la filera rota, zapatos que escapen de la filera, gorres de la caxa d'aforros polos suelos…

- “Quini! Quini! Dame una entrada pal nietin”

Güei, cuando voy camin del Molinón, recuerdo aquel partidu como si fuere ayeri. Nun m’ alcuerdo de cómo xugaron, del resultau, de los cambios nin de les meyores xugaes, alcuerdome de les grades, de l’ambiente, de volar polos aires con cada gol de los nuesos, del relevu, del cartel de fueu que lu despedía, de la emoción del públicu.
Indundenseme los güeyos de llárimes.

Comentarios

Laura ha dicho que…
No entiendo tu post.jeje. soy un poco retrasada, lo sé.
Insisto, ¿por qué no acabas las historias que empiezas?

Entradas populares de este blog

Cayome un diente