Agostu

La pelota que me regalara daba siempre tres botes enantes de pegase al suelu ensin volver a movese. Yera un asuntu raru. Examás viera cosa igual. Nun fallaba, siempre lo mesmo. 1 bote, 2 botes, 3… Y la pelota quieta.

Va unos díes que la pelota nun bota.

Llancela con toles mios fuerces escontra’l suelu y quedó muerta.

Llancela suavin y nun se movió.

La pelota traxera consigo un bonu, pa poder descambialu, por si dalgún día la pelota dexaba de ser máxica, pero nun se bien si aún puedo dir a reclamalu, aunque nun caduque.

Comentarios

Laura ha dicho que…
Yo que tú nun la cambiaba, que seguro que vuelve a botar.

Entradas populares de este blog

Cayome un diente