Coses de la mar



[...]
- Na más tienes que zarrar los güeyos, meter aire nos pulmones ya imaxinar qu’esnales penrima les roques, penriba’l pedreru onde enganchamos aquel pulpín cuando taba la mar quieta la otra selmana. ¿Tas goliendo l’ocle? Eso ye que la mar ta calma, pero que, a nun tardar, va llevantase’l nordés y eses oluques que agora nun son ná, van llegar equí. -

Yo zarraba los güeyos, esnalaba penriba’l pedreru y mientres me despeinaba l’aire la mar, golía aquel ocle enllenu de salitre y humedá.
[...]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente