Cayome un diente



-¡ Cayome un diente!

Ana corria pel pasillu col dientucu nuna mano y un llapiceru verde na otra.

- ¿qué ye lo que pasa?

- ¡ Cayome un diente!

- ¿Cayote un diente? A ver…

Ana sacó ún de les sos sorrises de oreya a oreya y enseño-y argullosa el furacu d’en medio’l dentame. Yera el segundu.

A Ana, nes tardes de seronda, presta-y lo que más dibuxar mariposes de colores esnalando ente mirasoles. A Ana gusta-y el sol y les flores, los díes de primavera nos que viaxa a descubrir playes y acantilaos, dende los que ve la mar mientres preba les primeres zreces de temporada y siente cómo, eses mariposes de colores que llueu dibuxa, anden calteniendo l’equilibriu moviendo les ales de un llau a otru.

Ana pasa les tardes de fueyes seques y marrones mirando pela ventanuca’l cuartu, naguando poles nueves flores y por que pasen les ñeves de xineru y febreru.

Güei vienres, Ana ta nerviosa y quier dir a dormir prontín col diente baxo l’almuhada. Molesta-y un pocoñín por que anduvo escarbando y xugando col llapiceru ente los dientes. Nun ve la hora de dir pa la cama.

Ana espera qu’esi diente mañana seya una caxa llapiceros pa pintar más mariposes, flores y zreces y asi poder meter la primavera dientro’l so cuartu.

Ana sorrie d’oreya a oreya cuando zarra los güeyos y piensa mentires mientres canta al oidu de la lluna.

Comentarios

Laura ha dicho que…
Yo, como Ana, hoy tengo aliciente para irme a la cama.No me cayó un diente, eso sí que sería genial, pero bueno, me encanta dormir la noche entera en mis noches favoritas. (Que al lugar donde has sido feliz... ya sabes como sigue, no?) A mí también me gusta jugar al +1, o qué pensabas?