Bogdan


[...]Enol siéntase nel bancu de piedra, al llau de María y Lluis, y mete la mano na bolsa gusanitos pa tratar de garrar un puñau d’ellos. La metá vuelen al picu los gurriones pintos que taben esperandolu como tolos sábados a la hora’l vermut, y de la otra metá, tres cuartes partes van parar al abrigu nuevu.[...]

Comentarios

Laura ha dicho que…
Me gustan las fotos en las que salen violines. Quedé con al curiosidad de qué pasa con Enol. Quiero el cuento entero, o qué ye uno de esos principios tuyos??

Entradas populares de este blog

Cayome un diente