Pero quién quier ser feliz



Los domingos, agora, son domingos.
Los domingos toca nun facer nada.
Los domingos llénense d'orpín,
de ñubes murnies
y de gaviotes que vuelen
escontra l'aire.


[Pudiendo ser frustración
o miseria compartida]



[ Nun te me acerques tristeza
aprieta y asfixia a quien nun creya en ti.
De xuru desgastes mio llerza
al ver los collacios rendise ante ti.
Regálame un cantar que faiga sentir
que rabie la pena y nun pueda con nos,
que agüeye al rodiu y pueda sonreir
los mesmos de siempre siguimos equí.]



[Y que cuando estoy a solas
no es que yo sea masoca,
sólo estoy lleno de miedos
de condenas, de barrotes.
Siendo esclavo de tu nombre,
del recuerdo y de lo pobre,
que es pensar que cada noche
yo te escribo y tu no oyes. ]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente