Trenta razóis



Un de les coses guapes d'abril y mayu ye que la mesina de la vera la cama enllénase de llibros pa les nueches nes que, namás les lletres ayenes, que siento como propies, fáenme compañía.

Llegaron los llibros d'Iris, de Sergio, d'El Suarez, recuperé a Galeano y folié como nengún otru el llibru de Miguel.

Güei preséntase, “trenta razóis pra nun medrar”.

Siendo sinceru tengo que dicir que costóme una barbaridá acabalu. Nun yera quién a pasar de les primeres diez razones. Una vegada tres otra volvíen emocioname les pallabres d'alcordances y de sentimientos fondos, d’esos nos que s’espeya la bondá del que les escribe. Cerraba'l llibru y al abrilu, llamábenme de nueu les primeres palabres pa nun medrar.

COMIGO

Podes vir comigo hasta a llúa
pr’axudarme a buscar os colores del firmamento;
podes viaxar comigo hasta os fondales del mar
y protexerme al xuntar as faraguyas del augua;
podes chegar comigo hasta el curume da terra
y ocuparte de degrumar os llamberetes das nubres.

D’un brinco cheguéi hasta lo máis alto
d’este pozo fondo qu’é decembre
y qu’ha acabar por desfernos
por dentro y por fóra.
Asoméime nel mirador del nordés
y vinte reflexada nos vidrios,
cambiante y espida.

Sálvame del inverno,
isca comigo hasta el acabo
das mañás brancas.

[Miguel Rodríguez Monteavaro. Trenta razóis pra nun medrar. Trabe 2010]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente