Pequeñes deceiciones (5) - El bizcochu


Mientres yo-y dába vueltes a los apuntes de Teodoro Cuesta, la mio vecina d'enfrente, la del últimu pisu, esa qu'afata la repisa de la ventana con flores de temporada, entemecía nuna batedora naranxes, farina y un yogurth natural del país.
La mio vecina diose la vuelta y desapaeció pente los armarios baxos de la cocina.

Perdíla de vista. La batedora siguía esperándola, inmóvil, enriba la mesa, al llau del fruteru metálicu.
Al cachu, volvió apaecer, con un paquete de zucre al que-y faltaben trés cuartes partes.

Dempués de midir a güeyu la cantidá esacta, arimó'l paquete a la mesa, púnxo-y la tapa a la batedora y nun tris yá tenía la masa entemecida.
Nun contenta cola testura final, inda coyó una cuyar de madera y revolviólo ente preba y preba.
Non, paez que nun ta contenta. Unos golpes no fondero de la batedora y otra vegada la cuchar igua la masa.

Esta vegada sí. Los deos qu'untara en masa, queden llimpios dempues de pasar por esa boca na qu’asoleya una sorrisa preciosa n’esa cara engurriada.

Mientres reposa la masa, llimpia col rodiellu la fonte’l fornu y… zarra la ventana la cocina.

Teodoro Cuesta, los lliteratos del XIX y yo quedamos ensin merienda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente