Quédate


Nun tengo conciencia de la última vez que sientiera eses sensaciones de nervios que faen ñacer les formigues que percorren per dientro les piernes, llegando a lo cabero de los deos de la mano, y faciendo que la llingua quede quieta tremando les pallabres que nun son quien a salir. Y namás queda llibre d’elles la mirada.
Y la mirada d’ella nun cambiara, sicasí apártala pa nun cruzase davezu cola que nun soi a quita-y d’encima. Y falamos del tiempu y de les vaques, y de les estrelles, de semeyes de nueche y de cruasanes, y mientres, los güeyos, sin atender a les otres pallabres, falen de lo suyo, de mirar y nun querer nun mirar más. Les manes falen de caricies seles. Y los llabios dicen coses, pa nun se postrar desnudos ente los del otru.

Escríbeme daqué.

Quédate.

Y acabamos falando de Jim Morrison, aunque lo nueso siempre fue’l Roads de Portishead.

Comentarios

leelan ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
leelan ha dicho que…
Un camino, que era nuestro pero que nunca recorrimos.. Una guerra que luchar, pero que nunca afrontamos..

Si, lo nuestro siempre fue el "Roads" - pero la cancion misma lo dice:

Storm in the morning light
I feel
No more can I say
Frozen to myself


Dejame marchar..


P.D: Estaria mal si dijera: "Siempre nos quedara Paris?"

Un abrazo enorme Pablo!

Entradas populares de este blog

Cayome un diente