guiando


[...]Les hores pasaren pasín ente pasu caleyando hasta la cai Vicaria, onde una sardinera amenaza con ecaha-y un cubu d’agua a un faltosu que nun sabe más que molestar a la xente.
Dempués de cinco tomes, sal la buena y acabamos.
Pasiamos de camín al barriu. Paramos a tomar una botellina a les hores nes que la xente yá retira. Llueu dispidimonos y nagüamos por más.
A la mañana apaez el sol y déxanos requexos de calor na entrada de la primavera. Espertamos con ganes y colos suaños nun acabaos de la nueche anterior.
Suenen los ritmos acompasaos d’una canción de la Nouvelle Vague mientres el coche guía’l camín.
[…]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente