Toñín


En Carrió yeramos 5. Toñín venía dalgúna fin de selmana dende La Corredoria. Nun yera la bicicleta la so pasión fundamental, yera más bien el futbol. En Carrió casi nunca xugabemos al futbol. Namás cuando venía Toñín.
Armábamos unes porteríes coles chaquetes, onde’l patiu la ilésia, y dabemos-y cuatro pataes, mal daes, al balón que taba siempres nel desván de Casa Falina. Él yera el que meyor xugába.
Nunca nadie entendió cómo un mozu que naciera en Xixón fuera tan fanáticu del Uviéu… bueno, tampoco entendíen como yo, que ñaciera na capital, yera más del Xixón.
En Carrió fuimos siempres más de baloncesto, pero a él nun-y prestaba muncho xugar de base.
Xugábemos al Risk, y fue’l primeru en enseñanos una consola que nun fuera de xugar al tenis con cuatro rayes.
Carlinos yera’l güelu de Toñín y siempres taba trabayando na güertuca pindia que teníen a la vera casa. Nun se cuantos carretaos de fabes sacaben d’aquella tierruca, pero el recuerdu más nítidu que tengo ye esi, el de Carlinos atendiendo pales fabes. Falina siempre pela caleya ofreciéndonos un vasu d’agua.
Esta tarde Toñín díxome que pa primeros d’año dibemos tener que mercar una pelotina pa xugar col so fiu. Y yo saqué la mio mayor sorrisa.

Comentarios

Ana G ha dicho que…
:-)

Entradas populares de este blog

Cayome un diente