Yo maté a Manolete


Confesiones de los profesores de la enseñanza pública.

Tamos perdíos, compañeros y compañeres de la enseñanza pública, afayáronnos, van llevantanos el chiringu, van privatizanos pa que sepamos lo que ye bonu, acabósenos el choyu, sálvese quien pueda. Siamos, pos, valientes y reconozamos d'una vegada toles nueses traiciones, confesemos les nueses perfidies y vilezas como pide la lexón de tertulianos, columnistes y pintorescos bonales collaboradores na campaña antienseñanza pública.

Los profesores de la enseñanza pública, y yo’l primeru, somos, por casu, culpables de que dellos alumnos nos lléguen a clase ensin almorzar ya ensin asease, ayunaos y puercos, pos, si cumpliéramos cola nuesa obligación, madrugaríamos más y diríamos a les cases de cada rapaz pa desaniciar que la so ma tea dormida y que’l pá nun volviera de quién sabe ónde.
Los maestros de la enseñanza pública, y yo el primeru, somos culpables de que suspendan y estrocen asina les estadístiques los alumnos búlgaros, chinos, rumanos... qu'apaecen pol aula a mediu cursu ensin saber nin una migayina d'español y a los qu'hai qu'escolarizar, pos la enseñanza concertada y la privada tán a tope, nun quepe nin una anfiler, oyes. ¿Quién nos manda nun tener a puntu un métodu pol qu'apriendan español en dos hores y cultura española en trés? ¿Por qué nun faemos hores extres vespertines con ciertes minoríes qu'alleguen a les nueses aules (pos la enseñanza concertada y la privada tán a tope, etcétera) desmotivadas, agresives, boicotiando tou lo que pueden?

Los profesores de la enseñanza pública, y yo el primeru, somos culpables de que dellos alumnos nos vengan col historial d'afrellar a los sos padres de palabra y obra, de qu'ignoren pallabres como «respetu», «llendes» o «autoridá». Somos nós, desengañémonos, quien fomentamos y afalamos la programación de les Telecinco televisives, quien proponemos como modelos pa la mocedá a prostitutes terminales, folgazanes y maleantes, caradures y sinvergüences.
Los profesores de la enseñanza pública, y yo’l primeru, vemos con bien bonos güeyos la tolerancia escontra l'alcohol y demás drogues que tantu bien faen a los mercaos, encamentamos que los “botellones” sían más multitudinarios. Nun son los padres, nun ye la sociedá: nós creamos los videoxuegos violentos y vender peruquier, nós inventamos les páxines más podrientes d'internet y amosamosles a los alumnos o nun xixilamos cuando les visiten.

Los profesores de la enseñanza pública, y yo’l primeru, falamos fatal, dicimos: «¿Esa tema que ustez esceciona en base a qué lo implementa?»: nun falamos como los políticos, como la clase dirixente, como los banqueros. Creemos que por sacar una oposición yá nun tenemos qu'allegar a les cases de los alumnos a lleer con ellos, a comentar con ellos les noticies del periódicu, a escuchar xuntos la radio, pos cargamos a los padres con unes responsabilidaes que nun pueden asumir, máxime si tán na cárcel o sumíos, como puede asoceder con alumnos que lleguen a la enseñanza pública (pos la enseñanza concertada y la privada tán a tope, etcétera).

Los profesores de la enseñanza pública, y yo’l primeru, promovimos y redactmos esos currículos taráos y vergonzosos qu'enseñen lo que nun importa, que tasquen onde nun pica, que fomenten l'analfabetismu funcional: ye falsu que los auspiciara l'astuta clase dirixente pa fabricar carne de cañón currante amongolada.
Los profesores de la enseñanza pública, y yo’l primeru, somos una banda de apoltronaos y folgazanes, que nun damos palu a l'agua, de baxa toles selmanes y que perdemos el tiempu en llabores de psicólogu, enfermeru, hixienista, asesor personal, mediador... ensin esplicar como deberíamos el sistema fonolóxicu del español.

Mientres el restu de conciudadanos trabaya que les pulga y nun se da un respiru (basta mirar alredor pa comprobalo), nós atropamos los escedentes de los nuesos sueldazos, les demasíes de les fortunes que cobramos como docentes de la enseñanza pública (esto ye, por non faer nada) pa unvialos a les nueses cuentes en negru nes Isles Caimán. Que se sepa: nos paraísos fiscales namái ingresen pasta los profesores de la enseñanza pública. Y ye que fadríen bien en gaseanos, en clavanos anfileres ente uña y carne, compañeros y compañeres. Porque, digámoslo yá, fuimos los profesores de la enseñanza pública, y yo’l primeru, quien matamos a Manolete, na plaza de toros de Llinares, el 28 d'agostu de 1947, a les cinco de la tarde, a les cinco en puntu de la tarde.

Francisco Martínez Pena en La Nueva España del 05 d'Ochobre de 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente