Al norte de la talaya

Namás entrar al patiu, l’arume a ocle y salitre métensete dientro y faense fuertes. Cuatrocientos guelpes funden les rexes que separten la escuela del sablón [enllenu de coses de la mar].
Dende la cancha de la escuela acolúmbrase l’horizonte del norte de la talaya.
Mentanto, los suaños repítense cuasi reales esperando la nortiada friolera.

 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente