1826


D’aquella esti miércoles yera xueves y entá quedaba un día eternu pal sábadu.

Y yo taba esperando cola impaciencia propia del momentu, y coles inagotables ganes de blincar que aparecieron. Y el viernes nun acababa de pasar, y les hores multiplicábense por diez.

D’aquella, yo nun yera esti. D’aquella, yo nun yera esti.

Y d’aquella, la imaxen al zarrar los güeyos yera la mesma que la d’esta nueche
 
Y sigo zarrándolos pa imaxinate

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente