Dende Luiña a Tokio


La primera vegada que subí a Luiña la carretera taba n’obres. Sicasí supongo que si nun tuviere asina, mariárame igual. La escuelina, grande, llena de xente minero, paezme que ta a piques de desapaecer.

“Hai una maestrina d’inglés qué…”

Y llegamos a Cangas, dos díes festexando l’amor y l’amistá. Dos díes enllenos de tenrura y rises, de llárimes d’emoción y nudos de corbata nes gargantes de tola xente que tábemos ocupando’l xardín.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente