Llaceria y llárimes


 Sigue vaciándose a golpes de destín y de vida.  La llaceria y les llárimes inunden l’atmósfera fedienta de los recuerdos d’infancia. Perdimos y deshubicámonos. Nun sabemos cuál ye’l sitiu de nueso. Namás les fatalidades consiguen acercanos al cristal, a la muria que llenda les nueses desgracies.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cayome un diente